Urge rescatar al Colegio de Abogados (CANG)

La idea de establecer la colegiación obligatoria se hizo con el afán de crear un ente que supervisare y fiscalizare la actividad ética y correcta de los profesionales en el país. Al crearse un Colegio para cada profesión, se trata, por un lado, que exista una entidad ante quien una persona pueda denunciar malas prácticas en el ejercicio profesional, pero por otro, para promover el bienestar de dichos profesionales, proporcionándoles ciertos beneficios directamente relacionados con los años de ejercicio.

Jordán Rodas, Procurador de los Derechos Humanos ejerce su voto para la elección de Junta Directiva y Tribunal de Honor del CANG. Fotografía de Guatemala Visible.

Con el pasar de los años, se pensó oportuno que algunas entidades públicas y privadas, tales como el Colegio de Abogados y Notarios de Guatemala (CANG) o la USAC, participaran en la escogencia de determinados funcionarios en entidades del Estado, a efecto de proponer a los mejores profesionales para las mismas. Sin embargo, las mafias e intereses particulares pervirtieron dichos mecanismos y tomaron el control de las mismas, en especial el CANG, cuyas autoridades, lejos de velar por los intereses de los agremiados o de la ciudadanía en general, se han aprovechado del mismo como un eslabón más del círculo vicioso de la corrupción en el país.

Por eso es tan importante rescatar al CANG; recuperar su prestigio, su honorabilidad y su razón de ser. Todas y todos los profesionales colegiados deben participar en las elecciones del Colegio, de sus autoridades y de quienes participarán en las diferentes entidades estatales del país. Todo espacio que se deje vacío, será ocupado por profesionales sin ética que buscan solamente adquirir los privilegios del dinero o el poder.

Pero, existe, al igual que en la política nacional, una gran oportunidad de lograr cambios positivos, tomando en cuenta la gran cantidad de profesionales jóvenes que se han colegiado. Jóvenes abogados y notarios, internacionalistas y politólogos que no participan por haber perdido la confianza en la entidad, pero que pueden revertir el control de las mafias en el colegio. Son profesionales con ideales, con deseos de participar del colegio y sentirse parte del mismo. Su voto, su participación puede y debe hacer la diferencia.

Recordemos que el CANG elige a magistrados de la Corte de Constitucionalidad, participa en las comisiones de postulación, y en entidades como el Registro de Información Catastral (RIC), el Instituto de la Defensa Público penal y otras. De allí, el interés de ciertos sectores en controlar las elecciones y designaciones del colegio. Y por eso tan fundamental, lograr que lleguen personas probas, éticas y correctas para que a su vez, escojan a los mejores profesionales para ocupar los cargos en las entidades públicas respectivas y trabajen para recuperar la honorabilidad de tan nobles profesiones y el bienestar de sus profesionales y del país.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.