El chucho en la alfombra roja

Nada relevante en el informe del primer año de gobierno. Ni siquiera la ausencia del vicepresidente es relevante, a tal punto de invisibilización llegó el mentado vice.

Fotografía de Mynor Lorenzo

El que se llevó las cámaras fue el perro callejero que a buen olfato olió hueso cabal en la alfombra roja en la entrada del congreso. Sí, una alfombra roja para nuestro “top star”, el “celebrity” del momento, el que se cree que anda en la estratosfera o en Hollywood. Que hombre en la luna, nuestro anterior presidente, ni que ocho cuartos.

Además, por supuesto del “Masto”, que ni porque tuvo covid adelgazó y se dedicó a dar un discurso por demás intrascendente e irrelevante llamando con un descalificativo a quienes no nos gusta su gestión.

El exceso de fuerza en las afueras del congreso. ¿Qué mensaje manda? Un día después de declarar estado de prevención en la mitad de Guate. ¿Miedo? Por supuesto, ¿pero, a qué?  Según el estado de mente de los señorones, ¿es tal el rechazo que sentimos como para impedir el acceso a la CASA DEL PUEBLO? Miedo a qué, no entiendo, si se supone que es un presidente constitucional que debe rendir cuentas AL PUEBLO.

Ni que decir de la ausencia total de invitados. Ni siquiera la mayoría de diputados llegó. Eso se define como soledad ante tanta incapacidad y latrocinio.

En este país todo nos desnuda, aunque andemos desnudos siempre, vino la pandemia y se hizo evidente.  Aquí la prioridad ha sido la corrupción.  Y seguirá siéndolo por los siglos de los siglos.

 

 

Una respuesta a “El chucho en la alfombra roja”

  1. Soy Chiqui Portillo. Te felicito por el artículi. Bien escrito y muy atinado en su contenido. Ni qué hablar del perro, con más prestancia que todos los de adentro Saludos, Aquiles

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.