Cuando la pregunta se convierte en subversiva

El pasado miércoles  18 de noviembre, diputados aprobaron a puerta cerrada un presupuesto que además de incluir una deuda pública, éste no responde a las principales necesidades de la población para una vida digna y segura.  Ésta artimaña nos lleva a repudiar la orden del día ubicada en ministerios y congreso, la cual obstaculiza que nos lleven hacía el progreso.

Fotografía de José Orozco

¿Seguiremos permitiendo estas perversas acciones? Para dar respuesta a mi pregunta, redirijo la mirada a la educación como un acto social y un quehacer político, como bien lo decía Freire.

En nuestra realidad nacional el cuestionamiento social y político  ha venido siendo coartado por  diversas entidades de poder, priorizando a la escuela como sistema  autoritario, antidemocrático y dogmático, que nos obliga a no cuestionar y callar, desde una educación vertical que no promueve espacios socializados de convivencia crítica y  constructivista.

Desde mi experiencia educadora partiendo de lo importante que ha sido desaprender prácticas repetitivas y conductistas en mi rol de estudiante y profesora,  me atrevo a decir que como  estudiantes se nos ha  negado la posibilidad de preguntar, no sólo en el proceso educativo,  sino  en  la  vida  cotidiana,  en  toda  la  vida cultural,  porque  en  las  estructuras  de  poder  tradicional  vigentes, la pregunta se convierte en subversiva. Que como educadoras y educadores nos seguimos prestando al juego de poder, llenando cabezas con discursos colonizados, retrógrados y patriarcales.

El aquí y el ahora

Hoy es un buen momento para confrontar estos actos viles que confabulan con el régimen del poder y la autoridad, reconociendo la sumisión y la cultura del silencio como una herramienta de validación.  Priorizar el arte de pensar y  de preguntar para abrir una posibilidad a la verdad, a balancear el peso objetivo de la opinión antagónica, a cuestionar y confrontar todo aquello que atente contra la dignidad humana, contra el pleno desarrollo integral de niñas, niños y adolescentes.

 Quien no hace preguntas no es porque se haya vuelto tonto, sino porque no necesita saber. Para  poder preguntar hay que querer saber, esto es, saber que no sabe.

Georg Gadamer

La pregunta como eje medular  gritada en las manifestaciones comunes del aquí y el ahora, es…

¿Dónde está el pisto?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.