Guatemala, un caldo de cultivo para la corrupción

La corrupción en el país no tiene límites, no hay aún ente que pueda frenar este mal. Han tomado los bienes del Estado cual piñata donde cada quien busca acaparar descaradamente cantidades inconmensurables, sumado a esto la complicidad del Ejecutivo y la Fiscal General nos están llevando a un estado de calamidad permanente.

Al centro, Felipe Alejos diputado de la bancada TODOS

Es insultante ver al presidente vanagloriándose de la ineficiente ejecución del millonario presupuesto aprobado para apoyar a la población más necesitada, 250 quetzales en el último aporte por familia es una ofensa y deja en claro la falta de interés hacia las familias afectadas por la crisis humanitaria que provocó la pandemia, quién fiscaliza esos movimientos, la Comisión Presidencial Contra la Corrupción no es más que una fachada y excusa para malgastar los fondos del Estado.

La maniobra ya dilucidada de Jimmy Morales y compañía de expulsar a la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) dejó un gran vacío en las intenciones para combatir la corrupción y las pocas esperanzas de vislumbrar una caída como la del 2015, aunque aún nos queda la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI) que como solitario quijote sigue en pie de lucha librando incontables batallas.

Las cantidades de dinero que ahora se confabulan han dejado a toda Guatemala perplejos, si 122 millones era algo impensable, no, mejor  135 millones, que un Director de Caminos no podía explicar su destino como si se tratara de centavos, imagínese ahora cuánto ofrecieron para cada diputado por los votos en la elección de la Junta Directiva del Congreso para mantener la planilla oficial que bien se acopla a este carrusel de cleptómanos.

La ex diputada Delia Bac

Es tal la magnitud de lo que acontece en el país que nuestro vecino yanqui anunció por medio del su Departamento de Estado el retiro de visas a la ex diputada Delia Bac y al diputado Felipe Alejos por su clara y descarada asociación con hechos de corrupción y por debilitar el estado de derecho en Guatemala, también los claros mensajes hacia el sector justicia especialmente a la Fiscal General y ahora por medio del nuevo embajador nos dan un atisbo de la magnitud del problema.

La falta de escrutinio y acción ciudadana es un hábitat perfecto para que existan políticos y empresarios deshonestos, que provocan que Gobierno tras Gobierno nos toque algo peor, la causa del problema en realidad es la ausencia del pueblo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.