Educación en Guatemala: un derecho que no alcanza a todas y todos

Este quizá sea uno de los derechos visiblemente más afectado para la niñez y adolescencia en este país, los centros educativos públicos y privados han quedado, de un momento a otro, vacíos literalmente.  De la modalidad presencial se transitó a la virtual, pero no para todas y todos.

El Covid-19 constituyó una hermosa oportunidad para repensar el modelo educativo del país y de la región de América Latina. Pero, estamos dejando pasar esta hermosa oportunidad frente a nosotros.

De acuerdo con el Instituto Centroamericano de Estudios FiscalesICEFI-, aproximadamente tres millones de Niñas, Niños y Adolescentes, desde el año 2015, han permanecido fuera del Sistema Educativo NacionalSEN-, afectando primordialmente a la Primera Infancia y la Adolescencia.

Fotografía de Danilo Ramírez

Son los departamentos con mayor población indígena los que tienen la más alta tasa de deserción escolar, baja cobertura, así como repitencia.  La Educación Bilingüe InterculturalEBI-sigue teniendo una enorme deuda con la Niñez y Adolescencia maya, qué decir con xinkas y la adecuación curricular que el pueblo garífuna merece.

Con la modalidad de la educación en línea o televisiva, el derecho a una educación gratuita y de calidad, queda burlado.

Tampoco es cierto que todas y todos los NNA tengan acceso a un computador, a internet, o cuenten con suficientes datos para navegar desde teléfonos celulares para descargar y enviar tareas.  Tampoco en casa se cuenta con un espacio exclusivo para sus actividades escolares.

Pero como nos dice el profesor Francesco Tonucci, es momento de reimaginar la educación desde la sencillez y desde la dignidad, desde lo cotidiano.  No hay que asustarse porque no están yendo regularmente a la escuela, porque casa y vida son parte de la nueva escuela.  Lo que necesitamos es repensar el rol docente, es imaginar un modelo educativo que haga felices a todas las Niñas, Niños y Adolescentes, que a la postre es lo que verdaderamente importa.

Es esta hermosa oportunidad de repensar la educación para alcanzar incluso a los que antes de la pandemia, estaban fuera de la escuela.  Pero la estrategia diseñada por el ministerio de Educación de Guatemala, que data de abril, denominada “De vuelta a la escuela, pero no a la de antes” sigue sin tener una aplicación práctica, tampoco el retorno híbrido propuesto por la COPRECOVID.

Fotografía de Danilo Ramírez

Otro de los desafíos a los que nos enfrentamos, en el campo de la educación, consiste en el rol docente, el cual pasó de ser usuario de tecnología (computadora, teléfono celular, navegación en internet), a ser un docente en línea, pero sin contar con la formación necesaria para hacer uso correcto de las Tecnologías de la Información y Comunicación -TICs- para su desempeño en línea, tampoco el MINEDUC le ofreció dicho acompañamiento.

Las guías de autoaprendizaje trasladan a las y los NNA una enorme responsabilidad que no les corresponde, al expresarles que no olviden que ahora son responsables de su propio aprendizaje. Lo cual no solo resulta inaudito, sino vulnera su derecho a contar con la asistencia de sus docentes en el proceso de aprendizaje.

Con todo ello, estamos a punto de conocer el verdadero impacto en la cobertura y permanencia escolar. Basta recordar que, de acuerdo a cifras oficiales del MINEDUC, el ciclo escolar 2019 concluyó con una tasa neta de cobertura equivalente en el Nivel Preprimario 47.33%; Nivel Primario 85.59%; Ciclo Básico 43.2% y Ciclo Diversificado 24.9%.

Traducido en NNA, diremos que aproximadamente 5 de 10 NN, cursaron la preprimaria; 8 de 10 la primaria, pero sólo 4 de 10 el ciclo básico y 2 de 10 el ciclo diversificado.  Pregunta, ¿En dónde han estado las y los NNA que no asistieron a la escuela?

El Ministerio de Educación ha dado a conocer el Acuerdo Ministerial 2672-2020, con fecha 29 de septiembre del presente año, por medio del cual se regula la vuelta a clases por medio del Modelo Híbrido o Mixto, a partir del año 2021.

Desde nuestra perspectiva, el país no cuenta con condiciones óptimas para que las y los NNA vuelvan ni en esas condiciones a los centros educativos.  Recientemente el mismo MINEDUC reconocía que 10 mil escuelas en el país no cuentan con acceso a agua entubada ni con condiciones sanitarias para recibir a las y los NNA.

Cualquier modelo que se desee implementar en el país, debe tomar en cuenta el precepto establecido en la Convención sobre los Derechos del Niño, artículo 29, literal a, “Los Estados partes convienen en que la educación del niño deberá estar encaminada a: Desarrollar la personalidad, las aptitudes y la capacidad mental y física del niño hasta el máximo de sus posibilidades” y por supuesto, a no poner en riesgo su integridad, así como la seguridad.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.