Pandillas criminales incrustadas en el sector público

SIN TAPUJOS

Aunque a muchos no les gustaba la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), porque se sentían atemorizados de que en algún momento fueran señalados de pertenecer a alguna estructura criminal o ser descubiertos por realizar negocios obscuros, para ellos era una piedra en el zapato, y empezaron a desprestigiar a dicha institución, haciendo creer que quienes estuvieran de acuerdo con ella, eran unos viles izquierdistas, comparándolos con Maduro y Ortega, en fin un montón de epítetos de descrédito, cuando la corrupción no tiene color ni ideología, este mal está por todos lados.

José Luis Benito, ex ministro de Comunicaciones durante el gobierno pasado.

El infeliz de Jimmy Morales, quien ya estaba haciendo sus asquerosos negocios con el impúdico José Luis Benito, tenían que salir de la CICIG, para no correr con la misma suerte de los delincuentes Otto Pérez Molina y Roxana Baldetti. Me imagino que ahora cuando han visto todo el dinero (Q122.3 millones) robado al pueblo por Morales y Benito, algunos de los que atacaron a la CICIG, se lamentan de que la Comisión se haya ido. Y como la danza de los millones continua, las actuales autoridades en los escasos nueve meses que llevan en el poder también están compitiendo con los dos anteriores, en ver quién desvalija más al país.

El mandatario sigue manteniendo funcionarios de la administración anterior, y lo peor del caso es que continúan haciendo sus negocios descaradamente sin importarles que salgan a la luz pública. Pero también no solo los de las administraciones anteriores están haciendo sus vilezas, también los hay de la actual, sin que el presidente haga algo. Como lo dijo tantas veces en sus discursos de campaña y también en el de asunción al poder, con su cacareado que “Dios bendiga a Guatemala”, cuando dios no glorifica a nadie que permita la corrupción y la impunidad, y mucho menos cuando esas bendiciones se ruegan en sentido demagógico y sistemático.

El partido oficial en alianza con los partidos más objetados por ser del Pacto de Corruptos (VALOR, VIVA, CREO, UCN, PAN UNE, FCN-Nación), apresuraron la elección de Junta Directiva del Congreso (2021-2022) con el voto de 107 pícaros que quieren sacar ventajas económicas y políticas. Lo más detestable es que el presidente Giammattei, en la campaña política despotricó contra Sandra Torres, anunció que la iba a meter al bote por todos los negocios sucios que realizó, y ahora son grandes aliados.

El Bono Familia sigue sin llegar a todas las familias que tienen mayor necesidad. Se aprobaron millonarios préstamos, y aunque el ministro de Finanzas nos quiera dorar la píldora, ese dinero se ha esfumado. Los facultativos, personal de enfermería y de servicios del hospital temporal del Parque de la Industria, siguen sin recibir su salario desde hace tres meses. Salario digno que les corresponde, y que, con mucho esfuerzo, dedicación y poniendo en peligro sus vidas se lo han ganado, en cambio los jefes y personal de las comisiones presidenciales que se las sacó de la manga el presidente Giammattei, aparte de ser inservibles tienen un elevado salario, y les pagan puntualmente.

En estos momentos unos jubilados del Estado me han indicado que siempre les han depositado en sus cuentas bancarias a más tardar el día 26 de cada mes, práctica que se viene haciendo sin ningún contratiempo. Resulta ahora, que por primera vez el ministerio de Finanzas no ha hecho la transferencia correspondiente sin dar alguna explicación, y tampoco de la fecha en que van a realizar la misma, pues quienes han preguntado al ministerio les ha indicado que no se sabe con exactitud cuándo harán la transferencia. Estas irregularidades no sucederían si en realidad existiera un gobierno bien organizado administrativamente, pero cuando la corrupción, el abuso de poder y la prepotencia están a la orden del día, cualquier cosa puede suceder, y mientras ellos tengan asegurado su salario justo a tiempo, qué les importa.

El sector justicia no se queda atrás protegiendo la corrupción y a los corruptos, el juez Mynor Moto ha demostrado abiertamente su apoyo a la podredumbre del desgobierno pasado cuando dijo “Si no les gusta el libramiento, no lo utilicen”, otro proyecto sobrevalorado, que hasta pudimos observar en las noticias a personas nadando y jugando pelota en la laguna que se hizo en el mismo. La oficial III, Andrea Estrada Rendón del juzgado de Primera Instancia Penal, cuyo titular es Moto, resulta que es hija de uno de los dos dueños de la inmobiliaria Las Rocas, propietaria del condominio Doña Beatriz, inmueble donde la FECI encontró los Q122.3 millones en valijas que pertenecen al truhan Benito. Pero las acciones incorrectas del juez Moto no se quedan solo ahí, pues no autorizó una orden de captura contra Benito por las irregularidades encontradas en el libramiento de Chimaltenango

Ningún medio de comunicación social serio, y tampoco ningún columnista de opinión responsable, va a decir o inventar hechos con el propósito de desprestigiar al gobierno, pero cuando se sienten atrapados o descubiertos por algún acto anómalo, se dedican a deshonrar el papel de los medios de comunicación y de columnistas que les señalan la verdad. Claro que siempre hay medios de comunicación y columnistas de opinión que se han vendido a los gobiernos de turno y que les sirven de alfombra.

2 Respuestas a “Pandillas criminales incrustadas en el sector público”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.