El pacto de corruptos arremete contra la FECI

Sin duda el año 2020 quedará inmortalizado en la historia, como una debacle para la humanidad que fue superada como otras más y que evidenció en la mayoría de gobiernos las deficiencias que estos tienen. Mientras en Guatemala se visualiza un futuro borrascoso y desorientado al bien común, gracias a la actividad absurda de la mayoría de la clase política que como es costumbre, su única visión es formalizar la corrupción, y sus oscuras intenciones que no cesarán hasta cooptar por completo las instituciones guatemaltecas.

Consuelo Porras, Fiscal General del Ministerio Público (MP)

Las claras intenciones se pueden notar con la desobediencia del Congreso al no acatar el fallo de la Corte de Constitucionalidad (CC), se evidencia la intención perversa al retrasar la elección de magistrados de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) y Sala de Apelaciones, los múltiples intentos para remover a magistrados de la Corte de Constitucionalidad, la hostilidad de Giammattei a las organizaciones civiles y de derechos humanos; el Congreso al promover reformas legislativas que debilitarían la lucha contra la corrupción. Actitudes y acciones que únicamente beneficia al crimen organizado, el narcotráfico y demás organizaciones que tanto daño le hacen al país.

La estrategia —subestimada en su momento— que orquestó el ex presidente Jimmy Morales y algunos de sus aliados en el Congreso y el sector empresarial mientras estaba siendo investigado por el Ministerio Público (MP) y la CICIG por financiamiento electoral ilícito y aunque la Corte de Constitucionalidad dictaminó que la decisión del presidente de terminar el mandato de la CICIG era ilegal, la administración de Jimmy desobedeció el fallo y procedió con su decisión de expulsar a dicho organismo internacional del país, esa estrategia está dando frutos, pero eso no fue suficiente para el Pacto de Corruptos.

Felipe Alejos, diputado del bloque TODOS.

Hoy, pretenden revertir los avances alcanzados en contra de la corrupción y así poder recuperar el control de las instituciones del Estado, esto es un grave riesgo para los temas claves relacionados con la democracia y la justicia en nuestro país, incluyendo la independencia del Ministerio Público y además el apoyo ha disminuido drásticamente durante el mandato de la actual Fiscal General Consuelo Porras, quien no encajó con la visión y el legado de la CICIG y los logros alcanzados, que se han visto mermados desde su nombramiento, esta incapacidad es alarmante dada la actual coyuntura que estamos viviendo.

 

Quieren sacar del camino a la FECI de una vez por todas

Juan Francisco Sandoval, jefe de la Fiscalía Especial Contra la Impunidad

Desde la salida de la CICIG, la Fiscalía Especial Contra la Impunidad (FECI), fue la sucesora por defecto, ya que en colaboraciones interinstitucionales lograron ventilar casos de corrupción de alto perfil, procesaron judicialmente a personas que por mucho tiempo se creían intocables, y su eficiente trabajo sigue consiguiendo condenas.

Sin embargo, hoy enfrenta los ataques de los enemigos de la lucha contra la impunidad sumado a eso la inclinación desfavorable de la Fiscal General. Juan Francisco Sandoval, el jefe de la FECI y personal, han sido sistemáticamente atacados, se les ha presentado incontables demandas en su contra las denuncias han sido promovidas por personajes que están implicados en las investigaciones como Julio Ligorría, exembajador de Guatemala en Estados Unidos, investigado por supuesto lavado de dinero y financiamiento ilícito. Gustavo Alejos, implicado en al menos cinco casos de corrupción. Sandra Torres, perseguida por financiamiento electoral no reportado. Felipe Alejos, caso tráfico de influencias, Jimmy Morales, financiamiento electoral ilícito. Ricardo Méndez Ruiz, detractor del caso Creompaz y fiel defensor del grupo militar.

La lista es larga tanto, así como muchos casos de alto perfil que buscan desmeritar a la FECI, como lo son:

  1.  
  2. La Línea
  3. Caso Fénix
  4. Blanca Stalling y el “Bufete de Impunidad”
  5. Caso Construcción y Corrupción y Alejandro Sinibaldi 
  6. Caso Financiamiento Electoral Ilícito 
  7. Botín registro de la propiedad
  8. Traficantes de influencias
  9. Caso Transurbano.

El rol de los EE. UU. en este drama

El debilitamiento de las instituciones como la FECI es un claro atentado para el bien común y tiene implicaciones directas a los intereses nacionales e internacionales claramente de los Estados Unidos al estar en una región geopolítica estratégica. Con el nuevo embajador y esperando que la ventaja de Biden reflejada en las encuestas sea confirmada en la elección del tres de noviembre, esperamos que vuelvan a tomar con seriedad los elementos primordiales que la administración Trump abandonó e ignoró siendo este el fortalecimiento democrático en la región e instituciones locales.

Por supuesto que esperar una intervención del principal transgresor histórico de nuestra democracia viene a ser algo así como intentar sacar un clavo con otro, a estas alturas, cualquier ayuda para frenar el descontrolado ímpetu del pacto de corruptos, es muy bien recibida.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.