El caos descendió sobre Xibalbá

El “lugar oculto”, Xibalbá, en la mitología maya es el nombre del inframundo. El mundo subterráneo regido por las divinidades de la enfermedad y la muerte: Hun-Came y Vucub-Came. Vaya paradoja.

Fotografía de Danilo Ramírez

Nos encontramos hoy frente a una disyuntiva coyuntural y existencial. El sistema ya colapsó.  Social, económica y políticamente quebrados. Zozobra nunca antes vista.

En el ámbito político: Un presidente que nombra a su pareja sentimental “primer ministro”, diputados que no nos representan, cortes que usurpan el mandato constitucional ya por un año, el intento de destrucción de la corte constitucional y su desintegración de facto por ausencia de un titular, viviendo en estado de excepción y toque de queda, ataques a la prensa independiente y un eterno discurso de represión y miedo.

Ni qué decir de la pandemia de terror alrededor de una enfermedad que rarísimamente es mortal. Incluso la está padeciendo el presidente. Cuarentena prematura con cero resultados, hoy estamos viviendo el inicio de la segunda ola. ¿Y qué nos dejó la primera ola? Violencia intrafamiliar a niveles nunca vistos, desempleo y quiebra de empresas sin precedente. Robo y latrocinio descarado. Abuso de autoridad por entes que no representan la fuerza publica. Incapacidad absoluta mostrada por los organismos del Estado en ejecutar sus presupuestos, a pesar de haberse liberado de la mordaza de la ley de compras con el estado de calamidad.

Exportando compatriotas para que el presidente se vanaglorie que debido a esta tragedia humana “las remesas no disminuyen”, como si fuera un logro propio sin darse cuenta que el motivo de tan masiva migración es precisamente la falta de acción del estado en procurar el bien común.

Esto suena demasiado cerca de Xibalbá

La pregunta es ¿qué podemos hacer los ciudadanos? En apariencia el miedo al virus ha disminuido ya que la vida está regresando a la “nueva normalidad”, sin embargo, el miedo también mató la ambición ciudadana de poner orden. Vemos que regresa al país el ministro más poderoso del nefasto gobierno patriota y lo primero que hace es amenazar con decir los nombres de las mafias. Este simple hecho, que existan esas mafias dedicadas al saqueo del Estado en connivencia con el narcotráfico ya nos pone en entredicho ante la comunidad de países civilizados. Ya el presidente Trump nombró a Guatemala como un país importante en la cadena de la producción y comercialización de droga. Con esto vienen sanciones, y de materializarse dicha amenaza el desorden solo puede empeorar.

Es urgente abrir los ojos y procurar un cambio de realidad. Los políticos y poderes fácticos eternos no pueden permanecer ciegos ante semejante tragedia. Y los ciudadanos no podemos continuar en el estupor que nos causa semejante situación. Necesitamos volver a iniciar. En todo.

3 Respuestas a “El caos descendió sobre Xibalbá”

  1. La realidad en que vivimos queda bien explicada por el autor. Que mas se puede hacer? Artículos como este a diario lo leemos en todos los medios. Pero nada cambia, los que nos gobiernan, aparentemente, se hacen de la vista gorda, no entienden, y si lo hacen, quizás hasta se rien, se burlan de lo que el pueblo piense, ya que el pueblo nada puede hacer. El pueblo solo trabaja para vivir y se tiene que ir a encerrar, cansado y pensando como le va hacer mañana

  2. Muy certeras sus apreciaciones lo peor es que nada cambia y no hay forma de cambiarlo, porque los diputados electos por el pueblo se desentienden de su funcion pública, el presidente se considera un monarca absoluto y la sensibilidad social brilla por su ausencia en casi todos los niveles de la administracion estatal.

  3. Buenísimo artículo Dr Fallace, pero la pregunta es quién o quienes nos lideran para salir de estos corruptos y de esta tragedia nacional. Tienen que haber lideres verdaderos que encabecen un gran movimiento nacional.
    Roberto Leiva

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.