Robocop: “El Lobo Vásquez a mí me hace los mandados”

Carlos es un tipo al que se le escurre la humildad, lo notás al nomás entablar los primeros pasos en la conversación. La timidez es su carta de presentación, huye de las preguntas que considera podrían vulnerar su posición neutral y tiene a Dios siempre cerca como recurso. Obviamente Carlos jamás usaría palabras como las que puse en el titular de esta nota para referirse al colega Vásquez, pero ya saben que uno siempre anda viendo cómo llama la atención.

Fotografía de Javier Herrera

Carlos también es conocido como Robocop, vecino distinguido de la siempre populosa y peligrosa colonia La Reformita en la zona 12 de ciudad de Guatemala, Robocop es una leyenda urbana viviente del mero underground, cuando la música empieza a sonar, deja a un lado su disfraz de vergüenza y pareciera que volara sobre la pista improvisada de un taller de herrería. No hay quién lo pare, y deja mal parado al Lobo Vásquez y a su esposa, que ya me tienen aver…gonzado con tanto empresario bonachón que supuestamente les está haciendo el paro, pero no hacen más que utilizarlos para la publicidad más burda, sin creatividad.

Cuando caímos a la cita con Carlos junto con el cámara camarada Javier Herrera, entramos en preocupación, ya eran más de las diez (la hora pactada) y Carlos ni sus luces, por un momento temí que hubiese agarrado furia, pero apareció a los pocos minutos, nos tomó tiempo que entrara en confianza, pero una vez José (nuestro contacto en zona 12) puso a tronar la música desde su ranfla, Carlos se transformó en Robocop y quedamos maravillados de verlo flotar y quebrarse al ritmo de Kano (I’m ready) y Kraftwerk (Tour de France)).

Según Gabriela Escobar, entre 1984 y 1993 cientos de jóvenes guatemaltecos de sectores populares asumieron el break como música y un baile propio, Carlos recuerda haber practicado sus movimientos en el centro comercial Novicentro, frente a las vitrinas de los locales vacíos del segundo nivel.

Vivir en un país eternamente desangrado por toda clase de criminales, políticos, militares y cúpulas empresariales voraces le ha pasado factura a Carlos y a su álter ego Robocop, sin embargo, a pesar de que ya no se siente tan ágil como antes, los años no han podido robarse del todo su magia. Carlos debe salir a luchar cada día por sobrevivir, si no trabaja no come y también debe pagar el cuarto donde alquila. Recuerda con nostalgia los años ochenta, que paradójicamente, fue la época en la que el breakdance le enseñó a sentirse libre.

Fotografía de Javier Herrera

Si desean ayudar a Carlos sin tanta paja como hacen ahora las marcas con el Lobo, pueden escribirnos y con gusto les pasamos su número.

 

Referencia

Enfrentamientos y violencias juveniles en la ciudad de Guatemala (1985-1993), Escobar Urrutia, María Gabriela. Guatemala : USAC, 2005.14 T(234)

9 Respuestas a “Robocop: “El Lobo Vásquez a mí me hace los mandados””

  1. Saludos al Gordo Cisneros a sus broder Abel y David grandes bailarines y por supuesto el famoso Robocop lo conozco y es un gran amigo sencillo y humilde mil bendiciones Bro te saluda Alfredo Pérez zona 12 Reformita y gracias por esa buena nota a este medio informativo mis Respetos.

  2. En muchos momentos lo vi bailar en cualquier lugar de la zona 12 y era de lo más calidad que pude haber visto referente en el arte del breakdance y del Rap por allá del año de Los 90 y en los retos de la Reformita entre Avenidas desde la 5ta hasta la 23 Calle …..ahhh que excelente recuerdos

  3. Saludos y bendiciones compadrito VANESA.
    En algún momento de nuestras vidas nos isimos el paro en dance.
    En nuestra hermosa y querida reformita.
    Y fuera de la Colonia siempre pusimos en alto LA REFOR.
    un fuerte abrazo a la distancia.
    Álvaro Enrique cuy.
    (Marciano)

  4. Nunca nadie le pudo ganar fue mi mentor para poder avanzar en este bayle llegue muy lejos copiando todo lo que el acia luego enpeso a desapareser este bayle.y san se acabo fue en mejor ya que estubo en dos epocas de breik dance ;de quiebres y flotes

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.