¿Dónde está el dinero?

Lejos de ser una crítica a la gestión del gobierno, es una pregunta legítima de una ciudadanía cansada de ver cómo desaparece el dinero en el Estado y que quiere ver resultados concretos, especialmente en una situación tan delicada como la vive el país.

Fotografía de Danilo Ramírez

La sociedad desde sus propios ámbitos, aunque todavía no al unísono, exige al gobierno que rinda cuentas del dinero que el Congreso de la República aprobó para enfrentar esta pandemia. El gobierno se limita a decir que la información está en una página web del ministerio de Desarrollo, haciendo caso omiso a la verdadera preocupación de la gente, ¿en qué se está gastando ese dinero? y ¿por qué no se gasta en beneficios para la población?

Lo que es evidente es que no se está gastando en mitigar los efectos de la pandemia. Las críticas de los médicos que trabajan sin el equipo necesario y sin ser pagados continúan.

El famoso “Bono familia” sigue sin llegar; no sólo a las personas de más escasos recursos, sino tampoco a quienes ya habían recibido un primer aporte. Nadie explica las verdaderas razones de este retraso, ya que tienen los datos de las personas beneficiarias. Bastaría con ordenar el pago en la misma forma que se hizo la primera vez. Aun así, sigue sin llegar.

Las autoridades argumentan que están tratando de “depurar” los listados al haber establecido nuevos requisitos sobre “elegibilidad”, pero conozco casos de madres solteras, personas mayores de 70 años o que cuidan a personas con discapacidades que tampoco han recibido ese añorado segundo pago. Aumenta el desconsuelo al escuchar que el gobierno pretende utilizar el tercer pago para un subsidio al transporte y ya no para ayudar a la población a mejorar su precaria situación económica agravada por esta pandemia.

Se hablaba de más o menos seis programas de ayuda del gobierno. De estos, solamente se habla del bono familia por ser un beneficio directo, pero los demás, quedaron en el olvido y sin que el presidente los mencione en sus tantas cadenas nacionales sin contenido.

En este sentido, es URGENTE que el gobierno destine el dinero para lo que fue aprobado, que cuide a su personal médico, que cumpla con su palabra de entregar el bono y las ayudas directas, que invierta en mejorar el sistema de salud (centros de salud, por ejemplo), que rinda cuentas en una forma clara y responsable y en especial que ¡ESCUCHE Y DÉ RESPUESTA A LAS DEMANDAS LEGÍTIMAS DE LA CIUDADANÍA!

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.