Sesentón y dinosaurio, un boicot contra quien nos discrimina

Fotografía de Ban Vel

Ahora resultó que aún con semáforo en verde las restricciones contra la tercera edad continuarán. ¿Ya se dieron cuenta?

Los mayores de 60 años constituyen la mayor contribución al fisco en términos de Impuesto Sobre la Renta (ISR) y, sin embargo, a pesar de ser quienes mantienen al Estado, éste Estado convertido en criminal, discrimina y secluye a quien le da de comer. ¿Han oído el dicho de no morder la mano de quien nos alimenta?

¿Que harían las cadenas de supermercados, librerías “fifí”, cafés e incluso centros comerciales sin el patrocinio de los adultos mayores? Muy simple, quebrar.

Y de eso se trata, debemos, los que nos sentimos discriminados, ejercer contra presión. Si el gobierno no nos quiere como ciudadanos de primera categoría, yo no me siento entonces ciudadano y por la tanto no tengo la obligación de cumplir como ciudadano. Simple y rebelde.

Y a las cadenas comerciales donde los empleaduchos de quinta categoría que cuidan la puerta y nos prohíben el ingreso, la solución es más simple. No les compremos nada, que nuestras empresas no les compren nada y que nuestras familias no les compren nada. Rogándonos de vuelta los veremos muy pronto.

En serio adultos mayores, hay que hacer algo, no pueden quedarse “cuidando nietecitos” los próximos 20 años. Con el retiro pronto llega la muerte. Así que la disyuntiva es muy simple, muerte por virus, muerte por hambre o muerte por no tener nada que hacer.

Viejos los caminos…. Y todavía echan polvo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.