No se preocupe: ¡Trabaje y estudie por internet!

TRANSFORMAR EL VENENO EN REMEDIO

Por años se ha casi suplicado a las autoridades de educación que dentro de los planes de estudio de primaria, secundaria y diversificado se incluyan cursos con calidad y pertinencia para desarrollar las competencias digitales en el alumnado.  Además, el acceso a internet, se ha discutido, propuesto y casi suplicado que también sea de accesos universal en el territorio guatemalteco, para que estudiantes y ciudadanos sin recursos económicos puedan aprovechar las facilidades de estar conectados.  El censo de población y vivienda en Guatemala reveló que sólo el 17.3% de los hogares cuenta con acceso a internet. “Vivimos en una sociedad profundamente dependiente de la ciencia y la tecnología y en la que nadie sabe nada de estos temas.  Ello constituye una fórmula segura para el desastre”1, bueno, para seguir aunando el desastre en que la mayoría de ciudadanos viven en este país.

Fotografía de Danilo Ramírez

Alternativas para generar ingresos

Ante la crisis económica en que viven millones de guatemaltecos e incrementada por la crisis sanitaria mundial, se busca la forma de generar ingresos para poder vivir, para responder a las necesidades básicas de las familias.  Como primera alternativa está la búsqueda de trabajo formal, que resulta en una frustración más.  La segunda alternativa es ingresar a la economía informal y los emprendimientos pequeños.  Ahora, en un mundo globalizado, existe la oportunidad de una tercera alternativa, el teletrabajo, las oportunidades de emprendimiento y las oportunidades comerciales a nivel internacional.  Una muy buena alternativa si no existieran las grandes barreras y obstáculos impuestos en el país, para poder aprovecharlas.

Según el Censo de población y vivienda el 69% de la población no usa internet: por no tener acceso, por no tener los recursos, por no tener el conocimiento, los motivos pueden ser muchos, pero el resultado final es que millones de personas en el país no usan internet y con ello la alternativa de “trabajar por internet” es imposible, queda anulada, es un tema cerrado.

Por otro lado, se han detectado oportunidades reales con empresas confiables en el exterior, que ofrecen la oportunidad de involucrarse comercialmente en sus negocios, pero nos topamos a otros obstáculos para aprovecharlas:

  • Una de estas empresas, ofrece enviar unas muestras del producto, sin costo, para conocerlo, examinarlo y determinar si le es conveniente o no a la persona comercializarlo. Obstáculo: hasta hace unos meses no teníamos servicio de correo en Guatemala, y, por lo tanto, era imposible recibir las muestras, ahora ya se ha habilitado el servicio de correo, pero solo en algunas zonas, que no sean peligrosas, que no sean rojas, que no estén muy lejos…

  • Para poder cobrar las ganancias generadas en otras empresas globales, se necesita poseer una tarjeta de débito, con ciertas características, en algunos países venden este servicio, lo adquieres y te envían la tarjeta para usarla en tu país, en los cajeros automáticos, pagar con ella en cualquier negocio. Obstáculo: Estas tarjetas no pueden enviarse a Guatemala, porque las “fronteras financieras” impuestas por el país, no lo permiten.  Pueden llegar a El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica, pero a Guatemala NO.

  • El tema de las criptomonedas y el trading que puedes hacer con ellas, también es complicado, resulta que el sistema financiero de nuestro país, no funciona para el intercambio de criptomonedas a dinero fiat.

Ha quedado en evidencia

Ante la urgente necesidad de utilizar la tecnología para afrontar el distanciamiento social en el área educativa, laboral y comercial, han quedado al descubierto muchas falencias en el uso de la tecnología: establecimientos educativos en donde los docentes no conocían y no podían usar la tecnología de comunicación digital; estudiantes de todo nivel que no podían siquiera conectarse a una conferencia virtual; usar la tecnología solamente para indicar qué tareas se deben realizar y eso sí, a mano, porque si no, no son válidas.

Y a todo esto, debemos agregar que sólo el 21.3% de los hogares censados cuenta con algún tipo de computadora.  Es fácil decirle al pueblo que se conecte a la modernidad, que trabaje o que estudie por internet, es fácil querer tapar el sol con un dedo, lo complicado y lo que verdaderamente exige valentía es dar las soluciones para que cada vez más ciudadanos tengan acceso a computadoras, a internet, a jornadas masivas de desarrollo de competencias digitales. Amiga y amigo ciudadano, debemos tener mucho cuidado de no seguir eligiendo mal, no podemos postergar el unirnos y participar para un verdadero desarrollo integral de todas y todos porque “se puede decir que no hay países subdesarrollados sino mal gestionados”2.


 

(1) Sagan, Carl. El mundo y sus demonios.

(2) Drucker, Peter F. 2006. Drucker para todos los días.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.