Jesús es verbo no sustantivo: mis respetos para el cura de Jutiapa

Fotografía de Ban Vel

Si nuestro grotesco, desleal y ahora y por su puesto desde siempre avaro presidente, fuera futbolista, sería Pappa, porque nos está dando una buena paliza (por no decir otras palabras indecorosas), ah! Pero también sería el Fish, porque nos está dando una buena metida de mentiras (por no decir algo más ofensivo).

Existen ocasiones en que el descontento social llega a niveles insoportables, y es cuando algunos religiosos salen de su zona de confort espiritual y dan la cara, como el padre de Jutiapa, actuando como lo hubiera hecho Jesús. ¡Púchica¡, mis respetos, ya quisiera ver a Cash hablándole así al Presi, aunque  el que tiene que sacar la cara es Willy, porque ese “estamos con vos” sonó más falso que los disparos de las películas de Walter Villatoro.

Lo único verdadero aquí es que “estamos jodidos y radiantes”, como dijo Mario Benedetti, y más lo primero que lo segundo, aunque eso de estamos jodidos suene a frase de antaño, para nosotros los de la generación “covidiana” es el punto de partida de una hecatombe futura, de ver nuestra esperanza de concebir una Guatemala mejor en perpetua lontananza.

Señor presidente, en lugar de andar viendo cómo le reforman la ley de compras y contrataciones, para que le liberen más dinero y así poder tener más acceso para repartir a diestra y siniestra el dinero del pueblo (¿será que es tanta la deuda que generó sus años de campaña?) debería actuar como juró al recibir el cargo, como pronunció con voz firme en aquel discurso que llenó de esperanza a la mayoría, podría comenzar por retomar con seriedad el tema de covid-19 que aunque no le guste es su responsabilidad (Salud), debería de pensar que aunque Rusia y otros países avancen rápidamente en la vacuna, a Guatemala le tocará hacer una larga cola para recibirla.

Otro de los temas es la Educación, siempre infravalorada; supongo que estos días de encierro el representante del sindicato Joviel Acevedo, ha desaparecido porque se está quebrando la cabeza analizando como contrarrestar el impacto negativo que indudablemente será un riesgo para el futuro de niños y niñas, jóvenes y hasta algunos adultos que no podrán regresar a la formación educativa. Y lo peor de todo es que sin educación no hay razón y sin razón dejamos de pensar, y si dejamos de pensar, seguiremos votando por más Arzús, Jimmys y Giammatteis.

Por eso usted estimado conciudadano, ya no siga creyendo que con ese “Dios bendiga Guatemala” van a cambiar las cosas, recuerde lo que dijo otro conciudadano, Jesús es verbo y no sustantivo.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.