Nos va a llevar la gran…

Fotografía de Esteban Biba

Hace unos días se cumplieron cuatro meses bajo toque de queda en Guatemala, entre inconsistencias en los datos de salud, incoherencias del presidente Alejandro Giammattei y los diputercos de apetito feroz con sus conspiraciones no descansan.

Los más afectados siguen siendo los de abajo, la población más vulnerable, los desheredados, donde la incertidumbre en los pueblos respecto a la enfermedad empieza a esclarecerse, de a poco se comienzan a ver más seguido ambulancias con enfermeros cubiertos con trajes que solo se veían en la tele, de pronto los más aferrados a la creencia de que el coronavirus era una mentira están comenzando a retractarse, se observa como muchas personas están tomando desparasitante para vacas.

La contención del virus con la fallida estrategia de nuestras iluminadas autoridades, no funcionó, no funciona y tomando como respuesta la actitud del presidente hace unos días ante los pueblos indígenas, nos queda claro que sí, en efecto: “Solo tenemos dos caminos, o nos da (la covid-19), o nos salvamos de que nos dé”.  Hoy podemos apostar que la primera afirmación es la más probable a suceder.

Si el Estado con sus corrompidos ministerios, con un Dr. House a la Tortrix dirigiendo la COPRECOVID, y los préstamos millonarios, no han podido al menos desacelerar la curva de infectados en la capital, qué pasará ahora que está llegando al interior del país, a las comunidades, a las aldeas. Donde las municipalidades aún están en la modalidad de cancelación de favores políticos, repartiendo incesante y compulsivamente nuestros impuestos, donde la desinformación está en su nivel más alto.

Qué pasará ahora que el virus apenas se está materializando y la mayoría de gente en situación precaria tiene la esperanza que esto se acabará en un par de días.

Lastimosamente y siendo realistas el panorama no luce muy alentador, la principal ocupación del presidente y sus camaradas en estos momentos es quitarse de encima a los magistrados de la Corte de Constitucionalidad (CC) y al Procurador de los Derechos Humanos, sabiendo eso podríamos esperar que los semáforos que pronto se implementarán vengan sin el color verde añadido.

Por eso nos toca cuidarnos a nosotros mismos, a los allegados, a los que queremos un poco y mucho, y hay que seguir alzando la voz sin tapujos, sin miedo, hay que memorizarnos todo esto para que en las próximas elecciones no se cometan las mismas muladas, y si nos va a llevar la gran puta, que sea luchando por un futuro mejor.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.