Optimismo para superar la crisis

Fotografía de Kevin Estuardo

TRANSFORMAR EL VENENO EN REMEDIO

La persona optimista ve la realidad tal cual es, pero se posiciona ante ella de una manera diferente, viendo las consecuencias positivas que nos puede traer un acontecimiento adverso. El optimismo ayuda a adoptar una nueva perspectiva y a afrontar la vida desde el lado del crecimiento personal.  En tiempo de crisis e incertidumbre, donde las cosas no siempre suceden como nos gustaría, son necesarias altas dosis de optimismo para generar cambio y crear oportunidades de mejora. Sin duda alguna “el optimismo es la fe que conduce al logro. Nada puede hacerse sin esperanza y confianza” 1.

¿Qué es el optimismo?

Es el valor que nos ayuda a enfrentar las dificultades con buen ánimo y perseverancia, descubriendo lo positivo que tienen las personas y las circunstancias, confiando en nuestras capacidades y posibilidades junto con la ayuda que podemos recibir.  El optimismo por sí mismo no garantiza el éxito, sin embargo, garantiza tener el coraje para seguir buscando el resultado, con energía, decisión y confianza.  Es el antídoto contra la frustración.  Es el impulso para transformar la crisis en oportunidades de aprendizaje y reinvención personal.

Para desarrollar el optimismo

Lo primero es ser agradecido. Por lo que tienes, por la gente con quien compartes, por los proyectos en que participas, e incluso por los desafíos que enfrentas, pues ellos te impulsarán a ser más fuerte, a buscar los recursos necesarios para vencerlos y a transformarte constantemente para ser mejor.

Debate tus pensamientos negativos con evidencias.  Si otros lo han logrado ¿por qué tu no? Hay historias de grandes logros en todas las facetas de la vida: desafíos económicos, desafíos físicos, desafíos emocionales.

Hazte buenas preguntas, ya que las auto interrogaciones poderosas provocan que salgan a luz tus conocimientos, tus recursos personales y una gran energía que te impulsa a continuar.

Céntrate en las soluciones, no pierdas el tiempo en excusas o recriminaciones, enfócate en evaluar cómo puedes solucionar el problema. Y por supuesto rodéate de gente optimista.

¿Es suficiente el optimismo?

Está comprobado que el optimismo influye en la salud física, según un estudio referido por Daniel Goleman: 122 hombres que tuvieron su primer ataque cardíaco fueron evaluados para determinar su grado de optimismo o pesimismo. Ocho años más tarde, de los 25 hombres más pesimistas, 21 habían muerto; de los 25 más optimistas, sólo 6 habían muerto.  Por otro lado, durante 10 años se realizó un estudio sobre la felicidad y se concluyó que uno de los cuatro rasgos característicos de la persona feliz es el optimismo.

Definitivamente el optimismo es una cualidad que debe desarrollarse pues contribuye notablemente a una vida más plena y satisfactoria.  Sin embargo, el optimismo no es suficiente, hace falta entrar en acción, prepararse mental, emocional y socialmente, y buscar activamente los recursos necesarios para lograr los objetivos que se desea alcanzar.

Ser optimista es un paso gigante para conseguir la victoria personal en la vida: “Escoge ser optimista, se siente mucho mejor” 2.


(1) Keller, Helen. Amar esta vida.

(2) Dalai Lama y Desmond Tutu. El libro de la Alegría.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.