La red avispa: el cine retrata a los espías cubanos

La cinta está disponible en Netflix

La película «Red Avispa» (Wasp Network), relata parte de la historia de los cinco espías cubanos condenados en Estados Unidos. La síntesis de este trabajo la encontré en un extracto de una entrevista a Fidel: Estados Unidos es el país que más espía, mientras Cuba es el país más espiado.

«Red Avispa» es una producción internacional dirigida por el francés Oliver Assayas. Se estrenó en diciembre de 2019 en La Habana, dentro del 41 Festival del Nuevo Cine Latinoamericano, después de su presentación mundial en el Festival de Venecia del año pasado.

Inspirada en el libro «Los últimos soldados de la guerra fría» (Fernado Morais), el director Olivier Assayas se centra en el personaje que caracteriza al piloto René González, interpretado por Edgar Ramírez. Relata cómo varios supuestos desertores cubanos emigraron hacia Miami con la misión de iniciar una red de espionaje que alertara sobre los atentados violentos y terroristas promovidos por Luis Posada Carriles y otras organizaciones que respondían a los intereses de la mafia anticubana.

Fuera del filme, quiero indicar quién era ese monstruo, Luis Posada Carrilles. No fue un anticastrista. Era un enemigo de la humanidad. Se formó en las filas de la Agencia Central de Inteligencia (CIA.) En 1960 realizó atentados terroristas en México. Desde Venezuela, en 1976, provocó el estallido de un avión en vuelo de Cubana de Aviación, con 73 personas fallecidas. En 1985, huyó de una cárcel en Venezuela, con el auxilio de la CIA, matriz con la que colaboró en El Salvador y respaldó las acciones terroristas de la contra nicaragüense.

En Guatemala, fue contratado por el gobierno de Marco Vinicio Cerezo Arévalo (1986-1991). En Panamá organizó un atentado contra Fidel Castro.

En abril del año 2005, Posada ingresó con un pasaporte guatemalteco​ a territorio de los Estados Unidos desde México, en busca de protección. Solicitó asilo político, con el fin de evitar los pedidos de extradición de Cuba​ y Venezuela. Fue puesto en libertad provisional, lo que provocó protestas internacionales. Cuando faltaban solo 72 horas para el juicio anunciado en El Paso, Texas la jueza Kathleen Cardone liberó a Posada Carriles de los cargos migratorios por los que iría ante el tribunal, el 11 de mayo de 2007.

La postura estadounidense contrastó con el acuerdo de colaboración antiterrorista, establecido en 1997 entre Cuba y Estados Unidos, por intermedio de Gabriel García Márquez. Uno de los resultados fue la advertencia a La Habana de que dos guatemaltecos preparaban atentados con bombas en la isla, los cuales fueron arrestados de inmediato. También, la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), tuvo información constante sobre las conspiraciones terroristas desde Miami. La colaboración entre Estados Unidos y Cuba terminó en 1998, después de que la mafia cubana se impuso, electoral y fraudulentamente en La Florida, el Estado cuyo gobernador era el hermano de George W Bush.

Desde entonces, la FBI inició la persecución de los informantes que La Habana infiltró entre los terroristas de Miami, lo que impidió detectar a los pilotos que allí se entrenaban para atentar contra las Torres Gemelas.

Los halcones de Washington adoptaron el terrorismo como política de Estado. Invadieron Guatemala en 1954 y después entrenaron a los cubanos que desembarcaron en Playa Girón. Emprendieron la «guerra preventiva» contra Afganistán e Irak; apoyan el terrorismo antirruso en Asia central, y justifican los asesinatos y el terrorismo de Estado que comete Israel contra los palestinos.

La película «La Red Avispa» solo se centra en unos episodios de quienes han sufrido tempestades por sembrar vientos terroristas.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.