El IGSS, una conquista del pueblo que no pertenece al Estado

Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS)

El acceso a la salud fue democratizado a raíz de una revuelta popular, la Revolución de 1944. Fue una conquista del pueblo y no pertenece al Estado, pertenece al pueblo trabajador.

Bajo ningún motivo puede el Estado pretender tomar posesión de una institución como el Instituto Guatemalteco de Seguridad Social (IGSS), sobre todo si es el propio gobierno el mayor deudor con más de 52 mil millones en cuotas atrasadas, que para colmo sí fueron descontadas a los trabajadores estatales, cometiendo el delito de apropiación indebida.

Con todos sus problemas, el IGSS provee servicios y beneficios que ningún seguro médico privado puede o se atreve a ofrecer, tal como: la atención ilimitada para cualquier enfermedad, prótesis especializadas, neurocirugías y una infinidad de servicios por tiempo indefinido para enfermedades crónicas sin la famosa cláusula de preexistente a la afiliación.

Es decir, los servicios que un seguro médico privado no ofrece y, sobre todo, limita por motivos de edad.

Y qué decir del fondo de retiro conocido como IVS que garantiza no sólo un ingreso, por modesto que sea, sino la atención médica hasta el final de la vida. Así como la suspensión laboral con goce del 75% del salario en caso de enfermedad y el 100% en caso de accidente.

En este país no existe seguro médico, por caro y elitista que sea, que provea estos servicios y garantías sociales. Pretender privatizar la Seguridad Social es un acto de piratas contra un pueblo desprotegido.

Si pretendemos copiar modelos foráneos, no imitemos los servicios públicos norteamericanos, son los que en esta crisis demostraron ser los menos inclusivos e incluso discriminatorios, En Norteamérica, el 20% de la población que no tiene acceso a la salud, es decir, más de 70 millones de ciudadanos.

Imitemos, si se pretende un modelo de habla inglesa, el servicio público canadiense o el de la propia Inglaterra, modelos inclusivos y exitosos. ¿Y por qué no mejor el servicio de sanidad español? El mejor del mundo.

Definitivamente, dejar la salud de los pobres en manos de bancos y aseguradoras, es garantizar la siguiente pandemia: la de la pobreza.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.