La función social de la economía

El régimen económico y social de la República se funda en principios de justicia social.

Artículo 118, Constitución Política de la República.

Toque de queda en el Centro Cívico, ciudad de Guatemala. Fotografía de Fernando Chuy

En la presente coyuntura es necesario revisar la subsidiariedad del estado y su régimen económico y social. Recordemos la existencia de instituciones que garantizaban la paz social y la equidad antes del desmantelamiento del Estado en nombre de la “privatización”.

La obligación del Estado de orientar la economía se evidencia en cualquier momento que las variables no estén equilibradas y no solo en emergencias, ya que el “libre mercado” hace énfasis en la producción de riqueza y le importa poco impulsar el pleno empleo cuando este no esté ligado directamente a la producción de dicha riqueza.

Se debe poner atención al concepto de redistribución del ingreso cuando el Estado privatizado y la legislación fomentan la inequidad y no pueden garantizar los servicios básicos a los que todo habitante tiene pleno derecho.

Es este el motivo del párrafo final del mencionado artículo 118, que lee: “Cuando fuere necesario el Estado actuara complementando la iniciativa y la actividad privada para los fines expresados.”

 

¿Y que mejor momento que el actual?

El gobierno en lugar de ver a los habitantes de la república como potenciales votantes leales debe dejar de actuar como el rico dando limosna. Las formas de proteger a la gente deben ser simples. Si se quiere proteger a los que tributan qué mecanismo más simple que acreditarle a cada NIT registrado los 1 mil quetzales. Simple y directo. Si se quiere ayudar con comida, hacer una transferencia directa a cada número de seguridad social y que ellos lo gasten como les plazca en la tienda de la verdadera doña Chonita del barrio.

Sin embargo, es acá donde vemos la precariedad del Estado. La mayoría de la población no tiene NIT, ni número de identificación del IGSS. Y a los desafortunados que, si tenemos, ¡Zaz! Usted siga pagando sus impuestos, no importa la capacidad de pago y la justicia social. Y sorpresa, se revela que lo recibido por el Estado en marzo es la mitad de lo esperado. ¿Entonces de dónde saldrán los fondos para las ayudas sociales?

Con billetes imaginarios… me imagino.

¿Cómo le llegamos a los informales?

Ciertamente no con cajas de 36 libras ¿de qué comida? Si le estamos llevando a los menos afortunados comida el contenido de dichas cajas debe ser congruente con la dieta de dichas personas. Sin embargo, vemos en las fotos que el contenido calórico de lo que va en las cajas es deficiente para la dieta de cualquiera. ¿Y en realidad cuánto duran 36 libras de comida en un hogar de 6 personas? Tal vez 8 días, tal vez… ¿y después? Además, se habla de algunos cientos de miles una sola vez. ¿Y el resto el resto del tiempo?

El verdadero motivo de que 70% de la población no tenga NIT, ni seguridad social es precisamente esa falla del sistema donde la punta de su nariz es lo único que miran desde las alturas los de siempre, ya sea políticos o privados.

Desde mi pent-house la vida es más sabrosa, lástima que no logro ver a los de la calle.

Y qué decir de la Responsabilidad Social Empresarial, ahora es cuando muestra su verdadera cara, un slogan publicitario, fue más importante lograr legislación para despidos “exprés” que mantener el empleo a toda costa.

¿Y qué decir del Ministerio de Trabajo cerrado? Realmente sin palabras….

Este es el momento de la verdad, el Estado está para proteger al ciudadano y el bien común, ante todo. Apliquemos la Constitución tal como un verdadero pacto social lo requiere.

Que no quieren 10 mil muertos, por supuesto que ninguno de nosotros queremos eso. La condición es no cerrar los ojos y que vengan 100 mil por desnutrición, violencia y hasta diarrea, que al día de hoy dichas causas llevan  ya 10 veces  más muertos en Guatemala que contagiados de virus.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.