El COVID-19 nos enfrenta a la realidad del Estado guatemalteco

El presidente Alejandro Giammattei dirige un mensaje a la nación a través de cadena nacional el lunes 6 de abril de 2020.

La crisis de salud a causa del virus COVID-19 ha puesto de manifiesto dos cuestiones fundamentales para Guatemala: la primera, la debilidad del Estado (gobierno) y la segunda, la influencia que ejercen ciertos grupos de poder económico sobre quienes dirigen el gobierno.

Esta debilidad del Estado se evidencia cada vez que ocurren desastres naturales o en este caso una crisis provocada por una pandemia mundial. Por supuesto, esta anemia institucional no es una casualidad, sino el producto de decisiones erróneas tomadas desde 1995 cuando se empezaron a privatizar las entidades de gobierno a favor de fines particulares y personales. Esto aunado al desmantelamiento del propio gobierno, bajo la “excusa” de la eficiencia, pero que hoy se demuestra que la población necesita de un Estado fuerte, no necesariamente grande, que tenga la capacidad de hacer frente a este tipo de desastres naturales o de salud.

Existe entonces, una reflexión obligada para repensar en el Estado que la población guatemalteca necesita para poder cumplir en el futuro cercano con garantizar las condiciones mínimas de salud, trabajo, y bienestar de las mayorías en el país. Parafraseando las palabras del presidente Macron de Francia hace pocos días: lo que ha revelado esta pandemia es que la salud gratuita, y un Estado de bienestar no son costos o cargas, sino bienes preciosos… que deben estar fuera de las leyes del mercado…

Se ha evidenciado también la influencia que ejercen sectores económicos y corruptos sobre el actual gobierno, logrando aprovecharse de esta crisis para obtener más beneficios en detrimento de las mayorías. La clase media en Guatemala, es una de las más golpeadas y menos apoyada por el gobierno. El Estado debe cumplir sus obligaciones financieras, pero sin contar con los ingresos ordinarios previos a la crisis de salud. Aun así el gobierno no la tiene dentro de sus prioridades.

En este sentido, y como ejemplo, es esencial que el gobierno destine el dinero, obtenido bajo la excusa de la crisis de salud, para ayudar a familias de clase media y baja con créditos flexibles tasa cero, en lugar de darlo a los bancos que no lo necesitan.

Continuará…

Una respuesta a “El COVID-19 nos enfrenta a la realidad del Estado guatemalteco”

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.