In Memóriam: Siete pequeños migrantes que sus corazones dejaron de latir en manos de la patrulla fronteriza

Imagen de Portada: Families Belong Together

La decisión de migrar para cualquier persona es uno de los actos más difíciles que puede haber en la vida. En especial cuando se procede de países donde los servicios básicos para garantizar la vida no están al alcance de las manos, y por ende esto haga que las expectativas de ir a otro país sean muy altas.

El Triángulo Norte de Centroamérica registra números históricos de migración en los últimos años, cifras nunca antes vistas, pero detrás de cada número hay vidas que tenían ilusiones, que apenas empezaban a descubrir el mundo, pero que ya conocían la desesperación de no tener dignidad.

Estas vidas tenían nombre apellido, una familia que los llora y una historia. Vidas que jamás debieron haber salido de su país. Hoy, en el Día del Internacional del Migrante recordamos a cinco niños y dos adolescentes, que huían de Guatemala, mientras buscaban mundo mejor, y en esa búsqueda fallecieron por la negliglencia de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos.

Jaquelin Caal, 7 años

El caso de Jackelin Caal, fue el primero en conocerse.  Según los reportes,  falleció el 8 de diciembre de 2018 de deshidratación.

La pequeña Jackelin fue separada de su padre Nery Caal. Según reportan no probó agua ni comida durante varios días. Murió dos días después que fuera separada de su papá.

 

 Felipe Gómez Alonzo, 8 años

Al igual que Jackelin, fue separado de su papá Agustín Gómez, al llegar al Paso, Texas, el 18 de diciembre.

Posteriormente, Felipe y su papá fueron trasladados a Nuevo México. En la Noche Buena, las autoridades notaron que el pequeño tenía resfriado. Fue revisado médicamente y se determinó que tenía faringitis. El diagnóstico cambió después y les dijero que tenía un resfriado común.

Felipe vomitó por tres horas hasta perder el conocimiento, minutos antes de la media noche de Navidad fue declarado muerto.

 

 

Juan de León Gutiérrez, 16 años

Era originario de Chiquimula. Fue detenido por las autoridades estadounidenses en el 19 de abril de 2018.

Las autoridades declararon que habían recibido a de León con buena salud, sin embargo al siguiente día de estar recluído mostró fiebre, escalofríos y dolor de cabeza. El 22 de abril fue trasladado a un hospital donde incluso fue intervenido quirúrgicamente para «estabilizar la presión de la cabeza». Falleció el 30 de abril.

 

Wilmer Josué Ramírez Vásquez, 2 años

El bebé Wilmer era de Olopa, Chiquimula, área que pertenece al Corredor Seco, un sector fuertemente azotado por la desnutrición crónica. Wilmer presentó problemas al caminar desde que nació, su joven madre de 23 años, Hilda Aracely Vásquez, no encontraba trabajo formal para darle un tratamiento de salud. Por esa razón decidiò migrar.

Wilmer fue arrestado junto a su madre el 3 de abril, cerca del Paso Norte. El 6 de abril fue trasladado a un hospital donde murió.

Su madre decidió quedarse en Estados Unidos para dar trámite a su situación migratoria.

Carlos Gregorio Hernández Vásquez, 16 años

Originario de Baja Verapaz, buscaba la reunificación familiar cuando decidió ir a Estados Unidos. Fue diagnosticado de influenza el 19 de mayo, mientras estaba bajo los «cuidados» de la Patrulla Fronteriza.

Goyito, como era conocido, murió en las carceletas de Weslaco Texas. En diciembre, se filtró un video donde se pudo ver cómo Hernández, convulsiona y queda tirado por cuatro horas en el piso mientras agonizaba y moría.

 

 

Mariee Juárez, 1 año

Mariee una pequeña bebé de un año, falleció después de haber estado bajo custodia Servicio de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos. Yazmín la madre de Mariee, declaró que su niña llegó sana y feliz, pero en el centro de detenció contrajo un virus.

Su madre denunció que  no recibió un tratamiento adecuado. Falleció el 10 de mayo de 2018, frente a los ojos de su joven mamá. Las enfermeras le regalaron a Yazmín una hoja de papel con las manos de su bebé, para que la recordara pues se acercaba el día de las madres.

Hoy, Yazmín, ha emprendido un camino de justicia y ha demandado a las autoridades con el fin de que el mundo sepa lo que sucede dentro de las cárceles de la frontera estadounidense.

 

Darlyn Cristabel Córdova Valle, 10 años

Originaria de El Salvador, llegó a Estados Unidos para reunirse con su madre a quien no había visto por nueve años. Su mamá suplicó a las autoridades que fuera liberada. La petición fue negada. Murió el 29 de septiembre de 2018.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.