Francisco Molina, el hit de las redes sociales y de la reinserción de adolescentes en conflicto

Por: Karla Maldonado

Carlos Francisco Molina Morales, más conocido en redes sociales como «Pancho Molina», es un joven funcionario que se encarga de la reinserción y resocialización de los adolescentes en conflicto. Se desempeña como sub secretario de esa área de la Secretaría de Bienestar Social de la Presidencia y se encarga de los cinco centros de rehabilitación de adolescentes del país.

En su hoja de vida presentada en el portal de la Secretaría de Bienestar Social, se puede observar que Molina tuvo una educación privilegiada, estudió en centros educativos privados. Egresó como piscólogo en la Universidad Francisco Marroquín e hizo estudios especializados en sitios de alto nivel. Además, su vida laboral la ha basado en el tema humano, sobre todo en el tema de la prevención del delito y la adolescencia. En pocas palabras un privilegio lo convirtió en un servicio a la sociedad guatemalteca.

Molina lleva dos años de estar al frente de cumplir el reto de motivar a los jóvenes en conflicto a tener una vida nueva.

Micro historias de amor y dignidad

El usuario de Twitter de Molina es @PanchoMolinaM, y tiene una línea de tiempo extensa, que la dedica para dar a concer el trabajo de los adolescentes que se encuentra en rehabilitación en distintos centros preventivos del país y su lucha por dedicarse a actividades que los hagan recuperar su dignidad.

Molina interactúa tanto con los usuarios que lo felicitan, como con los que le dejan comentarios negativos, ante estos mensajes los contesta siendo puntual, sin dejar dudas que la vida de estos jóvenes se puede transformar. Además, en esta plataforma digital da a conocer sobre las inspecciones que realizan las autoridades en los distintos centros y al finalizar comparte un informe de lo sucedido dichas inspecciones.

Molina escribe micro historias de los casos de éxito de estos adolescentes. Lo relevante es que todas ellas están escritas con palabras de cariño y esperanza hacia los jóvenes, dejando en claro que el amor es la base fundamental para llevar a cabo este ardúo trabajo.

Entre las grandes micro historias de reinserción sobresalen las relacionadas con superación personal, como el caso de una chica que a pesar de las circunstancias luchó por graduarse de bombera o la de un joven que jamás probó un caldo de mariscos hasta que decidieron organizar «un caldazo» en el centro correccional junto con el sub secretario.

Te invitamos a leer las historias de amor y cariño que sin duda te dejarán con la esperanza a flor del corazón:

Jamón y Kiwi

Pancho Molina, tiene dos perros, de la raza bulldog inglés, quienes son protagonistas de divertidas historias. Jamón y Kiwi son sus nombres y también han tenido contacto con internos de estos centros.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.